Improvisar es un buen modo de vida.

viernes, 5 de abril de 2013

,


¿Quién no sé despidió para luego no irse? Creo que no soy la única que lo hace, o si, puede ser, aunque parezca irónico, odio las despedidas.

Al igual que odio las canciones lentas de Pereza, también odio mucho la gente que mira pero no con ojos de ver.

Y odio los anuncios sin sentido, al igual que me maravillan otros muchos.

Por ejemplo






Este año, parece que por todos lados nos intentan hacer pensar en nuestro futuro, ¿o es qué es ahora cuando he empezado yo?. No sé, lo que si se me ha ocurrido ha sido esto:



Querida Helena:

Empiezo esta carta a 4 de abril de 2013, son las 23:19 de la noche y aún no has acabado el libro de proyecto, ni le has imprimido a Mariadel el resumen. Estás sentada en el salón con el Anto, y la abuela se ha quedado dormida en el sofá, Borja ha salido y te recuerdo, que temporalmente, estás compartiendo habitación con él.

A lo que iba, quiero que sepas que yo, la Helena de hoy no quiere olvidarse todo lo que lleva vivido, es decir, no quiero que con el paso de los años nuestros recuerdos mengüen.
Así que recuerda Helena, que debajo de la cómoda, he pegado un sobre, que recoge 17 años y pico, en unas cinco caras.

Ahora sí, también quiero decirte, que espero que lleves a cabo nuestros sueños, sé que es una putada dejarte a ti ese peso, pero aún no soy todo lo valiente ni madura que deseo para realizarlos, creo.

Helena, por favor, cree en ti, quierete, aceptate, y siempre pero siempre Sé fiel a ti misma (Como Anto te enseño)

Pues eso, me despido porque mamá se ha puesto muy pesada, cuídala, se lo merece.

PD: Dale muchos besis a Anto, y aprovecha cuando puedas a Borja.
PD2: No pierdas el contacto con la gente que has conocido (y se ha vuelto tan imprescindible) estos años (ya sabes lo que quiero decir...)

Bueno querida yo dentro de 10 años, nos vemos.

Aaah, por si no te lo dicen mucho, te quiero mucho, cuida(m)(t)e.






Pequeña y esta vez (creo) última verdad:

Esto, por mucho que lo odie, sí es una despedida.


domingo, 3 de marzo de 2013

Adiós


Después de aquel que todos llamaron con diferentes nombres, ella lo denominó Huracán Distancia, derribara en un visto y no visto todo lo que le rodeaba. Se levantó de entre toda aquellas ruinas, que no era más que todo su interior destruido, y caminó lejos reconstruyendo todo, poco a poco, con pasos seguros.





Hoy, después de tanto (para mi) me despido, no sin antes dar las gracias a todos aquellos que leyeron esto (que fue el intento de escribir algo, con o sin  sentido ).

Si os caéis levantaos, el placer de estar de pie después de todo lo sufrido, merece la pena, os lo dice una que lleva un par de caídas “Resurgir de las cenizas es posible”


Adiós, y recordad a un grande que dijo:

“Caminante no hay camino”


Besis de fresi, Helena

,


Que a mi cuatro me sonaba a más, pero quien era yo para decir que me sobraban todas las que no fueran vosotras.
Que enloquezco cunado os pienso y que mis neuronas montan festivales de recuerdos cuando me alejo más de 100 pasos de vuestro culo

Que todo fue algo así como un click, como que algo se accionaba, y que aquello empezaba a tirar pa'lante. Y es que sois las partes de mi puzzle perdido, que encajáis a la perfección en lo huecos, cubriendo los daños y los desperfectos. Y que aunque no os lo digo a menudo, el karma, dios la virgen o quien quiera que haya sido el que ha unido esto, tiene mis gratitud eterna en sus brazos.

Que para mi un día normal es ir cogida de vuestros brazos, y hablar de un millón de cosas sin sentido,porque los sin sentidos son la base de nuestras conversaciones.
Que las fotos raras y los vídeos tontos predominan en nuestras galerías y no solo en la de los móviles  si no en la del corazón, este estúpido corazón que ha visto como poco a poco os habéis vuelto imprescindibles hasta el punto de doler.

Hablemos pues de como hemos crecido juntas, y de como es que parece que llevo toda la vida a vuestro lado, hablemos pues de lagrimas y llantos, de sonrisas, carcajadas o de conciertos de rock
que me da igual de lo que hablemos, mientras el numero tres siga intacto.

Gracias por todo Mafias, sois grandes